Futuro Vivo

Futuro Vivo es un programa de desarrollo comunitario católico destinado al trabajo solidario con niños y jóvenes que viven en condiciones socioeconómicas desfavorables.
Se trata de un programa que nace fruto del acercamiento entre las comunidades beneficiarias y las Hermanas Carmelitas de la Enseñanza desde:
• El respeto y diálogo permanente.
• La comprensión profunda de sus problemas y necesidades.
• El deseo y actitud común de transformación social.
• La creencia en la educación como mejor camino de liberación y desarrollo en igualdad de oportunidades.

Futuro Vivo promueve una educación integral liberadora que, partiendo de la realidad, transforme la familia y la sociedad.
Esta educación integral engloba toda la actividad humana: cultural, económica, sanitaria, social… y pretende satisfacer las necesidades básicas de los estratos sociales más débiles y marginados de la población.

Para lograrlo se parte de la participación y el protagonismo de la población a quien está dirigido el programa, incentivándoles y promoviéndoles mediante iniciativas consensuadas y reactivadoras, en las que puedan sentirse como verdaderos conductores de su propio destino.

Los principios que inspiran el programa Futuro Vivo son los siguientes:
• Dignidad: fomentando la libertad del niño y la familia.
• Libertad religiosa: no existe ninguna actividad religiosa obligatoria, aunque sí otras destinadas a la formación humana integral.
• Integración cultural: en la escuela conviven niños de distintas etnias y razas. Esta convivencia desarrolla capacidades de cooperación y respeto en los niños y sus familias.
• Integración racial: trabajando en renovar la identidad propia (negra y mulata del dominicano; indígena del guatemalteco), para que conociendo la riqueza de su pasado histórico los niños se sientan solidarios e iguales antes las otras razas que creían superiores (sobre todo, la blanca).
• Coeducación: la educación en la escuela es mixta en todas sus actividades, como reto ante el machismo tan arraigado en las culturas dominicana y guatemalteca.
• Educación en valores: fundamentalmente el derecho a una vida digna, que sólo puede conseguirse con solidaridad, con un apoyo mutuo regido por la justicia.
• Relación con la naturaleza: como signo de vida.

Los servicios que ofrece son:
• Educación integral y en la fe
• Nutrición (comida diaria para los alumnos)
• Salud curativa, promoción y prevención
• Promoción familiar (atención a los problemas familiares de los alumnos)
• Trabajo social y orientación
• Talleres infantiles y formación técnico-profesional para adultos
• Transporte diario de los alumnos al centro
• Alfabetización de adultos
• Programa “Ayúdale a Vivir” (control y seguimiento de niños desnutridos entre 0 y 5 años de edad).
• Programa”Creciendo Contigo” (atención a niños en situación de abandono familiar)

Todos estos servicios son totalmente gratuitos para los niños y sus familias.

Futuro Vivo no es un programa de beneficencia. Es un programa basado en el protagonismo de la comunidad como motor de su propio desarrollo, que se sustenta en:
• la participación activa de las familias
• la labor profesional del equipo educativo
• el apoyo comprometido de voluntariado
• la cooperación económica de personas e instituciones solidarias.

UN POCO DE HISTORIA
Futuro Vivo surge por primera vez en el pueblo de Guerra, en República Dominicana, en 1988, cuando un grupo de jóvenes dominicanos que trabajaban con las religiosas Carmelitas de la Enseñanza se vieron retados por la terrible realidad de su pueblo, en especial de los niños: niños desnutridos, niños explotados, niños desescolarizados, niños abandonados, niños enfermos.

El programa comunitario se ha ido forjando día a día, desde entonces, a partir de un análisis profundo y concreto de la realidad, intentando siempre dar respuestas globales y coherentes a los problemas reales de los niños y sus familias.

Futuro Vivo comenzó creando una escuela que cubriera el proceso educativo de la población más desfavorecida del pueblo de Guerra, sus campos y bateyes. Además ser formados en sus aulas, los niños reciben en Futuro Vivo la comida diaria, ya que se ha demostrado que sin cubrir primero las necesidades básicas es imposible aspirar a desarrollar con éxito las capacidades intelectuales y sociales de los niños.

Más adelante se ampliaron las materias formativas, añadiendo al proyecto curricular establecido para las escuelas públicas del país un conjunto de talleres que permitieran a los jóvenes finalizar su proceso educativo con unos conocimientos prácticos profesionales que les permitieran incorporarse al mercado laboral con garantías de obtener un trabajo digno: taller de ebanistería, informática, costura, cerámica, cocina, plástica y manualidades…

Además se vio necesario trabajar activamente en promover la salud de los niños, en muchas ocasiones carentes de atención sanitaria. Para ello, se desarrolló un área de salud con servicios básicos de pediatría, farmacia, odontología y ginecología.

Futuro Vivo no se concibe como sustitutivo de la familia sino, al contrario, como potenciador y complemento de sus funciones. Por ello se integra a los padres en el funcionamiento del programa, participando en las actividades de la escuela y ofreciéndoles un conjunto de talleres específicos para su desarrollo personal: alfabetización de adultos, ebanistería, electricista, fontanero, costura, cocina, contabilidad… A través de cada niño se aportan hábitos de higiene y nutrición al hogar, así como la conciencia del valor de la educación recibida para el desarrollo de la persona como ser humano.

Actualmente, Futuro Vivo en Guerra acoge a más de 600 niños y adolescentes (entre 3 y 16 años) y se estructura en las siguientes áreas de actuación: educación, nutrición, talleres, promoción barrial familiar, salud, psico-social, organización, administración y secretaría, agropecuaria, mantenimiento y transporte.

Adicionalmente existen dos programas de actuación específicos para paliar dos graves problemas de la población dominicana: “Ayúdale a vivir” y “Creciendo contigo”.

El programa “Ayúdale a vivir” trata de paliar la alta mortalidad infantil por causas de desnutrición. Está orientado a niños de 0 a 5 años con algún grado de desnutrición o en riesgo de estarlo por su condición social, y a madres embarazadas o lactando desnutridas o en riesgo de estarlo por su perfil social-biológico.

El programa “Creciendo contigo” está orientado a niños y adolescentes en situación de abandono familiar, por enfermedad, fallecimiento o abandono del hogar de uno o ambos padres. El programa se plantea como un acompañamiento y seguimiento de los problemas que presentas estos niños, con el propósito de elevar la calidad de vida de cada uno de ellos, partiendo de la realidad familiar en que viven. El programa trata de conseguir la involucración de las personas del entorno del niño para paliar de la manera más natural y perdurable posible sus carencias afectivas, educativas y de salud y nutrición.

Futuro Vivo en números
636 niños integrados en la escuela con alimentación diaria pertenecientes a
360 familias (48% procedentes de campos y bateyes);
260 niños reciben educación en los talleres;
10 niños desnutridos reciben seguimiento domiciliario;
38 casos de situaciones extremas de abandono;
200 adultos asisten a los cursos técnicos de INFOTEP;
trabajo social comunitario desarrollado en 14 barrios, campos y bateyes.

Para más información sobre Futuro Vivo en Guerra, consulta nuestro Dossier.
Para más información sobre el programa Ayúdale a Vivir, pincha aquí.
Para más información sobre el programa Creciendo contigo, pincha aquí.